En verano el jardín merece ser vivido a pleno. Las épocas de calor se extienden cada vez más, y así, los días vividos al aire libre. Por ello, se impone la necesidad de contar con un resguardo con sombra, que también servirá de reparo en caso de lluvias o en las noches más frescas. Sin dudas, es hora de empezar a pensar en la construcción de un quincho.








La estructura de los quinchos funciona como aislante térmico, es decir, además de disfrutarlos en verano también son cálidos en invierno.




Por si fuera poco, el quincho es absorbente del sonido interior mejorando las condiciones acústicas de la sala, así como permeable a los sonidos del exterior. Esta aptitud los convierte en ideales para salones comedores.






Galería de fotos (clic en la imagen para ampliar)

Lo hicimos encuatropasos.com